miércoles, marzo 25, 2009

HOY

Ginés siempre me sorprende.
Hoy estaba yo irritada, hace muy buen tiempo y he montado mi playita, así que hoy tocaba trabajar. Sobre las dos voy y recojo a los niños del cole que salen a las dos y medias, y después volvemos a la playa, para comprobar si alguien a cogido alguna hamaquita. Luego nos vamos a casa, y preparamos la comida. Tocaba espaguetis, que no había, bueno pues lo cambiamos por macarrones, preparo la carne y voy a hecharle el tomate, vaya, tampoco tenemos, me vuelvo un poquito loca, nada cojo nata, un poquito de mantequilla y leche, y hago un revuelto, riquisimo. Los niños protestan, pero se lo comen todo. Me pongo más irritada , veo ropa en el suelo, recoger la cocina y HACER LOS DEBERES, recojo un poquito, y me doy tiempo. Empiezo a llamar a Ginés para hacer los deberes, pero no quiere, y pienso que antes de ponerme a grita, me propongo posponer los deberes, si los hacemos ahora, me voy a irritar muchisimo. Así que me siento en mi sofá y cojo mi ordenador.
Ginés y Rafa estaban en la salita viendo dibujos y jugando. Pasada una horita a venido Ginés y me ha dicho: Mama, vamos hacer los deberes que se va hacer de noche. y me ha dado un beso.
Que alegría me ha dado, y yo super agobiada con el tema. Nos hemos subido al cuarto, y los ha hecho casi solio, con una alegría que contagia.

Menos mal que me he dado tiempo, si no hubiesemos tenido una tarde tormentosa.