domingo, enero 17, 2010

QUIERO UN PAPA NUEVO

Ayer Sabado estuvismos en la casita que tiene el abuelo en el campo, esta en Cartama, cerca del río. Lo primero que tuvismos que hacer fue dar una paseo por donde pasa el río, esto fue obligatorio por la insistiencia de Ginés, nos pusimos llenos de fango, el río estaba crecido por lo que no pudimos pasear por la orilla, pasamos por otro camino que lo bordeaba, hasta que alcanzamos la orilla, luego a la vuelta, me resbale, y me puse echa un asco, los niños también se pusieron pingando, menos mal que tenía ropa de recambio.
Luego comimos arroz con conejo, y carne a la barbacoa. Y cuando terminamos los hombres se pusieron a jugar al domino y las mujeres al bingo, mientras los niños se dedicaron a saltar en las camas, no había manera de bajarlos, jugaban a los transforme, que le encanta. Mientras estuviesen entretenido bien para nosotros, nos dejaban jugar.
Pero el juego se convirtio peligroso, Ginés cogio uno de esos hierros que unen las rueda de los coches de juguetes, e hizo como si se lo incase en la barriga a su hermano Rafa, no llego a hacerlo. Al principio no quería que se lo quitasemo, me le explique lo que pasaba, y lo peligroso que era, y lo  entendio muy bien, y él mismo lo tiro. Pero la cosa no quedo así, ello siguieron jugando cuando de proto Ginés se pone a llorar,  ahora era Rafa que había cogido un boli y le pincho en la espalda, estaba si fue más peligroso, le ha hecho a Ginés un moraton grande.
Esta vez intervino el padre, le regaño y les castigo y quedo en hablar con ellos en casa.
Aqui en Churriana han puesto una pequeña feria por motivo del Santo San Antón, explico esto porque cuando regresabamos para casa,  el Papa hizo un recorrido más largo de vuelta con la intención de pasar por allí, una vez que pasamos, le dijo, "veis, eso, pues ese es vuestro castigo, mañana ya no venimos a la feria",  y claro como es norma empezo la lloriquera en el coche.
Llegamos a casa, bañamos a los niños, y el Papa le espera en salón para hablar con ellos, Ginés bajo el primero, pero Rafa no quería bajar.
Una vez abajo, le explico lo peligroso de jugar así, le pregunto si sabia porque iban a estar castigado, le volvio a decir cual era el castigo y le dijo que a partir de ahora lo iba a tener a los dos vigilados.

Rafa lloraba, porque queria ir a la feria, pero acepto si más, pero Ginés se puso a llorar sin consuelos, yo ya había preparado la cena y Ginés no quería sentarse a cenar porque decía que estaba su padre, que no quería estar vigilado. Pedía continuamente un abrazo, y lloraba diciendo que no lo iba hacer más. Conseguir calmarlo diciendole que papa podia estar enfadado, que podia ponerle un castigo, y que no pasaba nada, que no hacia falta dar un abrazo.
Bueno se sento a cenar, y se fueron a la cama, se durmieron muy prontito.
Pero esta mañana Ginés al despertar decia continuamente "QUIERO UN PAPA NUEVO". Me preguntaba si papa seguia enfadado. Yo le decia preguntale tu, y así lo ha hecho, pero medio escondido, esto siempre lo hace con todo el mundo, todavia no es capaz de hablar con alguien de forma relajada y que se le entienda lo que quiera decir, aunque él habla muy bien, pero solo lo hace conmigo y su hermano, y claro con sus terapeuta, que me quedo asombrada como logran tener una pequeña conversación con él.

Cuando le he contado al padre lo que decia "QUIERO UN PAPA NUEVO", se a cogido un mosqueo, diciendo que su hijo no lo quiere, que si no diria eso, pero a mi también me ha dicho eso más de una vez, cuando le he regañado.