viernes, mayo 20, 2011

Así vamos.

Ya queda poco para que termine el colegio. Este curso a sido muy duro para Ginés y para mi. Primero, porque tercero se complicaba, hay que escribir mucho, mucha compresión, multiplicaciones, divisiones, y examenes, y segundo, porque Ginés no ha querido ni ir al colegio, ni trabajar, en fin, pocos resultados.
Para este curso yo tenía la ilusión de que Ginés siguiese casi el mismo ritmo que sus compañeros, pero ni la sobra de ellos, va lentísimo.
Tanto en el primer trimestre como en el segundo, sus notas han sido malas. En el primer trimestre le compre su regalo como a su hermano, pero en el segundo se quedo sin su recompensa, y eso parece que le dolió.
Estoy haciéndole chantaje, o mejor dicho recordándole continuamente que si las notas no vienen bien, se queda otra vez sin su recompensa. Ginés me ha pedio un Hamster. En el cole también se lo recuerda continuamente. Parece que va funcionando, lleva una temporadita que esta trabajando, que tiene más interés.
Este tema del cole, junto a las relaciones con los demás es mi gran espinita, mira que estoy siempre muy pendiente de todo, pero es imposible controlar todas las situaciones.

Tengo unas ganas tremenda de ir a la tienda de animales y comprar el Hamster.